Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/131

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
127
Y LA HISTORIA PÓSTUMA

Castilla, y por ello acudiría Felipe III en persona á la prevención de registro del manuscrito de Herrera, con aquel lujo de precauciones. Uno por uno lo leyeron los Consejeros, empleando nada menos que tres meses en cuatro tomos folio!

 Volvamos con paciencia al cuento de las lanzas de Oran. Cuando Oviedo y Herrera emprendieron sus obras, todos los libros, trataran ó no de Colón, se sometían á la censura, teniendo que pasar por la del Ordinario, en lo que afectaban á la moral y buenas costumbres; por la de la Inquisición en lo relativo á la fe, y por la del Consejo correspondiente, en lo que se rozaban con la política, después de lo cual, alcanzado el privilegio de impresión y venta, se hacía constar llevaban las licencias necesarias, que iban estampadas preliminarmente. El Consejo de Indias examinaba los que trataban del Nuevo Mundo, bajo un criterio severo que no es ocasión de juzgar. Hubo libro, cual el escrito por Juan de Escalante de Mendoza, que estuvo cuarenta y ocho años en la secretaría, sin alcanzar la licencia. No se ocupaba de Colón, sino de Hidrografía. Hubo otros en que después de obtenido el imprimatur se re-