Página:Contrato FCAyBsAsRosario.djvu/19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


17

el Pode1· Ejecutivo no podra seguramente obtener en el por venir las halagiienas condiciones que l1oy todavia se le ofreeen.

A las consideraciones expuestas, puede objetarse que

su significado filtimo es que la Iinea 110 tiene ya un valor, y se dira: gpor que se decidiria una empresa particular a adquirirla si su valor fuera real1ne11te nulo? Pero la cues tion 110 debe plantearse en esa forma. La linea tiene al contrario un valor intrinseco, y vale hoy mas de lo que valia ayer, e11 razon del mayor desarrollo de la produccion del pais; pero el aislamiento y la dependencia en que ella se encuentra la reducen a un estado de alarinante impoten

cia. Si el Estado poseyera esa linea como parte de u11 sis teina racional y organico, podria hacerla valer en beneficio propio y del territorio atravesado e11 la forma atil e11 que la aprovecharian las empresas que pl`OpO11€1l su adquisicion. Pe1·o e11 las presentes condiciones, la funcion economica de esa linea sera completamente 11ula e11 poder del Estado y sera solo provechosa a las empresas como parte integrante de sus 1·edes.

gQué remedios puede11 proponerse at este estado de eosas? Los remedios posibles son dos: Dotar la linea de u11a salida propia hacia u11 puerto, 6 enajenarla.

Examinese la primera solucion propuesta, y supóngase como demostrado que la prolongación hasta un puerto suprimiría los inconvenientes ya apuntados debidos á la acción abosrbente de las líneas que la circundan. El puerto hacia el cual deberá hacerse la prolongación será naturalmente el del Rosario ó el de Bahía Blanca. La primera solución ya se tuvo e11 vista al estudiarse la linea de Dean Funes al Rosario, con la cual venía á empalmar el ferrocarril Andino.

Haciendo abstraccion de las dificultades provenientes de la diferencia do trochas, que la have inadinisible, ocurre preguntar si esa solucion 1`€Sl)Ol1d€ al criterio general se guido antes de ahora por el Gobierno de la Nación en su política ferrocarrilera. Ya hemos dicho más arriba que no, hablando de esta misma solución aplicada al ferrocarril Ar-