Página:Crónica de la guerra hispano-americana en Puerto Rico.djvu/349

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
C R Ó N I C A S
307
 

se perdió bastante tiempo; llegó un correo anunciando que fuerza de caballería 01a- niobratja hacía Floriiiigiicros con intcnciún de flanquear el cerro de las Mesas; otro parte vino, desde ]a playa, avisando que buques de guerra enemigos estaban a la vista.

Poco después se recibió un parte urgente, del capitán Torrecillas, anunciando


que '<estal)a exhausto de nuniciones; la tr(.i]:)a agotada por la fatiga y el calor, bajo^ una ihivia de granallas y balas de fusil, y tpje las fuerzas eneniigas, desembocando por el puente de Silva, escalaban, en aipiellos momentos, las loma,s (hd mismo nom- bre. Sólo me quedan ro cartuchos [>or plaza, y si no me envían numiciones, estoy resuelto a cerrar a la bayoneta contra el enemigo, y sea lo que Dios (piíera>. . Hubo amagos de indisciplina; se nuirivmró en voz alta por oficiales y sargentos, ' el capitán Ntamiel García Cuyar dijo, casi a gritos, que aquello era, una vergüenza t>ara el tljército español». Snau apoyal)a a los descontentos, y Oses nada hacía p:u-a restablecer la disciplina. Ixeunida por Soto tod.'i la columna y :d frente de ella, bajó a, la ciuchid, adonde llegó cerca de las die¿: de la noche; la poI)lación, casi a obscuras, estaba desierta, y nis pocas j>ersona,s que encontraba al paso le daban noticias alarmantes, «Los am<^TÍ^ <'arios estaban ya en el cementerio; barcos de guerra desembarcal)an tropas en la I^laya y en ("abo Rojo, y en el puerto, un fuerte escuadrón eiu^miigo, enfilal>a la ciudad con sus ca ñones «. l^hijo la impresión de tales avisos, el jele de la, fuerza ordenó ,' iitia falsa