Página:De Gregorio Lavie Trayectoria mujeres argentinas.djvu/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


LUCILA DE GREGORIO LAV’IE

cha, para excluir a la mujer, y toman la palabra hombre por varén.

Los poetas cantan a la mujer como el sumo de la belleza y objeto de su aspiracién.

En legion inacabable filésofos, teélogos, literatos de todos los tiempos a1 comentar a “la mujer” han escrito bellas frases tan bellas que se.1as sigue repitiendo, aun cuando no se esté de acuerdo con su significado, en las que volcaron todo el ve- neno de sus almas atormentadas, para denigrarla.

Generosamente debemos olvidarlos ahora; puesto que su influencia ha dejado de sentirse y el maleficio se ha conjurado. Trataremos de no incurrir en ésta charla en los mismos vicios a1 pasar revista a la evolucién que ha sufrido en la Vida social del pais, la condicién de las mujeres. Generalizaremos 1o menos posible pero como en las peliculas, hacemospla salvedad de que, en todo caso, dejamos librado a1 criterio personal e1 excluirse de las alusiones, a quienes estan convencidos que el sayo no les cabe;

LA EDUcAcIéN

A1 evocar los dias romanticos de la Colonia, el periodo pre- revolucionario y los primeros tiempos de la emancipacién, ima- ginamos a las gehtiles portefias y a las dulces provincianas que animaron 10s salones, llenas de gracia, cautivando con su trato amable a. cuantos extranjeros las frecuentaron. Su instruccién era reflejo del hogar y lo que sabian lo habian aprendido en él.

En Buenos Aires hasta 1810 solo hubieron dos estableci- mientos para la educacién de nifias; el de el monasterio de Santa Catalina, autorizado por Real Cédula de 1717 y el de nifias huérfanas fundado en 1666 y que pas6- a depender del Ministerio de Gobierno en 1822. Tenia una escuela anexa a la que concurrian nifias pudientes.

6