Página:Descripción histórica y cronológica de las dos piedras que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella el año de 1790.djvu/15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
5

sus fingidos simulacros, y hacian otras obras de Arquiteƈtura, sirviéndose para ellas, en lugar de templados, sinceles y acerados picos, de otras piedras mas sólidas y duras.

En la segunda piedra se manifiestan varias partes de las ciencias matemáticas, que supieron con perfeccion. Su volumen y peso dan muestras de la Mecánica y Maquinaria, sin cuyos principios fundamentales no podrian cortarla y conducirla desde el lugar de su nacimiento hasta el en que fue colocada. Por la perfeccion con que están formados los circulos; por el paralelismo que guardan estos entre sí; por la exâƈta division de sus partes; por la direccion de las lineas rectas al centro; y por otras circunstancias que no son comunes á los que ignoran la Geometria, se conocen las claras luces que de esta ciencia tuvieron los Mexicanos. De la Astronomía y Cronología, los mismos usos que hacian de esta piedra que vamos á explicar, darán á conocer quen familiares eran entre ellos las observaciones del Sol y las estrellas, para el repartimiento del tiempo, y la distribucion de él en periodos, que tenian cierta analogía con los movimientos de la Luna, de que formaban un año luni-solar, que les servia de arreglar sus fiestas á ciertos y determinados dias, que no podian variar del tiempo prefinido por sus ritos arriba de 13 dias en el dilatado intervalo de 52 años, al fin de los queles reformaban su año civil.

La variedad con que hablan nuestros Historiadores Españoles acerca de la magnitud y materia de que fabricaban los Indios las estatuas de sus falsos dioses, y la preocupacion en que incurrieron los primeros Religiosos que les predicaron el santo Evangelio, de que quento veían gravado en piedras, ó figurado en lienzos ó papel, era objeto de su idolatría, ocasionó la confusion en que se hallaron todos, sin saber discernir queles eran las figuras que pertenecian puramente al culto de sus dioses, y queles las que se referian á sus historias. Estas regularmente se gravaban en grandes lápidas: en las portadas de los Palacios de los Señores se figuraban las hazañas de sus ascendientes: no había Ciudad ó, Pueblo que no contuviera gravado en las piedras de sus muros, ó en los peñascos de sus montes el año de su fundacion; el origen de su nombre; quie-

nes