Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


128 PAULETTK VAX icuán tas ovejas descarriadas! !Cuántos traficantes y cuántos insensatos han dañado nuestra hermo- sa idea!... Somos, como lo dijo Lunacharsky, un animal monstruoso, que tiene una cabeza peque- ña y que arrastra una enorme cola criminal. Esa cola, será muy pronto la que lleve todo el movi- miento y entonces ya no habrá dirección. Es triste, porque ¹adónde nos llevan? gQué hare- mos?... Nadie de nosotros quiere a Trotsky. Se le soporta; quizá se le teme. Pero hay muchos que le desprecian. A Lenin también se le teme, aun cuando no tenga la misma fórmula... Quizás él haya sido sincero. Pero entrambos tienen una fuerza espantosa, y Alemania se ha aduenado de estas fuerzas. Tras un breve silencio, exclamó: — ¡Qué desgracia! Vn seguida agregó, con los ojos iluminados: — Comenzaremos de nuevo más tarde. Por lo pronto es partida perdida. ¹Qué vamos a hacer? Y gpor qué se ha de hacer feliz contra su volun- tad a un pu-blo que desea ser golpeado? Tal vez dentro de algunos años comprenderá que deseá- bamos hacerlo feliz, y entonces emprenderemos de nuevo nuestra tarea. Actualmente es preciso que pasemos a la obscuridad. Asi habló este hombre que es un creyente y un sincero.