Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/172

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


174 con la cabeza erguida, sonriente y adelantando un pie les pregunté dónde se encuentra la Bol- choia Kauninchnaia (que está en la calle de las Grandes Caballerizas). — A la derecha — me respondieron. Y seguí mi camino alegremente, cantando con nerviosidad y sin poder detenerme. Un francés, amigo mío, a quien encuentro, me dice: — ¹Está usted muy contenta? — Cállese usted — le respondi —, o rompo a llorar. En la Legación de Dinamarca dejo al fin mis cuadernos, que podrían llevarme al patíbulo, aunque no fuera sino por esta sola frase: A 8 ¡V yo que me creía segura en la Embajada de Españal Los guardias rojos la visitan de continuo; todos los días se llevan cajas llenas, pero esto no es sino el resultado de una venganza personal príncipe Abemalek Lazareff legó al morir ó.000 rublos a su ron a pagar esta suma. El beneficiario, para ven- garse, fué a buscar a los guardias rojos, y les co- municó que el príncipe tenía fabulosas riquezas