Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/54

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


56 mados y decididos. Atacan un punto de la ciu- dad. El ataque se desarrolla, sin que nadie in- tervenga; no hay bobalicones como en Paris, donde surgirían inmediatamente y por millares. La apatía rusa hace que la gente, muy por contrario, al saber que se asesina y se saquea, se for ti fique. El motín queda limitado en el punto re- querido. Una vez terminado el saqueo y realizados los asesinatos, los miserables se dispersan o vuelven a partir agrupados y vociferando. Pero, fuera del lugar atacado, la vida no se perturba y continúa casi normal; los tranvías circulan, los niños juegan en los paseos y los compradores acuden a las tiendas, como si nada hubiese pasado. V esto hace que si se encuentra uno en peligro alguna vez, ya sea por las circunstancias o al pa- sar desgraciadamente por algún sitio atacado, como me sucedió hace un momento, se conser- va una curiosa serenidad cuando el peligro ha huido. De momento, la impresión es terrible, mas al ver que la vida continúa como siempre, el horror desaparece. Ahora que me veo ilesa del peligro en que me había aventurado, casi siento cierta satisfacción por haber conocido ese instante.