Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/50

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
17
DE DIÓGENES LAERCIO.

trípode[1], se movió controversia sobre ello, hasta que los milesios consultaron el oráculo de Delfos, cuya deidad respondió:

¿A Febo preguntáis, prole milesia,
cuyo ha de ser el trípode? Pues dadle
a quien fuere el primero de los sabios.

 Diéronlo, pues, a Tales; Tales lo dio a otro sabio; éste a otro, hasta que paró en Solón; el cual, diciendo que «Dios era el primer sabio», envió el trípode a Delfos[2].

 7. De otra manera cuenta esto Calímaco en sus yambos, tomado de Leandrio Milesio. Cierto arcade llamado Baticles, dice, dejó una taza para que se diera al primero de los sabios. Habiéndola dado a Tales, y vuelta al mismo giro de los demás sabios, Tales la dio a Apolo Didimeo, diciendo, según Calímaco:

Gobernando Nileo a los milesios
hizo a Dios Tales este don precioso
que dos veces había recibido.

 Lo cual, narrado en prosa, dice: «Tales Milesio, hijo de Examio, dedicó a Apolo Délfico este ilustre don que había recibido dos veces de los griegos». El que llevó la taza de unos sabios a otros era hijo de Batilo y se llamaba Tirión, como dice Eleusis en el libro De Aquiles y Alejo Mindio en el noveno

  1. Era un banquillo de oro, con tres pies. Val. Máximo lo llama aurea mensa.- Plutarco, Vida de Salón.
  2. A Apolo Délfico.