Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/74

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
41
DE DIÓGENES LAERCIO.

y que fue primer eforo[1] siendo arconte Eutidemo, como dice Sosícrates. Que estableció el primero, que los eforos estuviesen unidos al rey; bien que Sátiro dice que esto lo había establecido ya Licurgo. Herodoto dice en el libro primero que, estando Hipócrates[2] sacrificando en Olimpia, como las calderas hirviesen por sí solas[3], le aconsejó Chilón que no se casase, o dejase la mujer si era ya casado, y abdicase los hijos.

 2. Dícese que preguntándole Esopo «qué era lo que hacía Júpiter», respondió: «Humilla los excelsos, y eleva los humildes». Preguntado «en qué se diferencia el sabio del ignorante», respondió: «En las buenas esperanzas. Qué cosa era dificultosa», respondió: «Guardar el secreto, emplear bien el ocio y sufrir injurias». Daba los preceptos siguientes: «Detener la lengua, singularmente en convites; no hablar mal del prójimo, si no queremos oír de él cosa que nos pese; no amenazar a nadie, por ser cosa de mujeres; acudir primero a los infortunios que a las prosperidades de los amigos; casarse sin pompa; no hablar mal del muerto; honrar los ancianos; guardarse de sí mismo; escoger antes el daño que el lucro torpe, porque lo primero se siente por una vez, lo segundo para siempre; no burlarse del desgraciado; el poderoso sea humano,

  1. Entiendo el principal de los de aquel año; pues la primera institución de este magistrado fue sin duda más antigua.
  2. Hipócrates el padre de Pisístrato.
  3. Antes de encender el fuego.