Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/85

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
52
LIBRO I.

es obra de la Naturaleza; mas decir lo útil a la patria es cosa del ánimo y de la prudencia. Las riquezas vinieron a muchos aun casualmente». Llamaba «infeliz a quien no podía sufrir la infelicidad», y «enfermedad del ánimo apetecer imposibles y olvidarse del mal ajeno». Preguntado qué cosa es difícil, respondió: «Sufrir constantemente la decadencia del propio estado». Navegando una vez con unos impíos, como la nave fuese combatida de una tormenta y ellos invocasen los dioses, les dijo: «Callad, no sea que los dioses os vean navegar aquí». A un hombre impío que le preguntó qué cosa es piedad, no le respondió palabra; y como éste le dijese cuál era la causa de no responderle, dijo: «Callo porque preguntas cosas que no te pertenecen». Preguntado qué cosa es dulce a los hombres, respondió: «La esperanza». Decía que «antes quería juzgar entre enemigos que entre amigos, porque uno de los amigos había de quedar enemigo del todo, pero de los enemigos debía uno hacérsele amigo». Preguntado otra vez qué cosa deleita más al hombre, respondió: «La ganancia». Decía que «conviene midamos nuestra vida tanto como si hubiésemos de vivir mucho, cuanto habiendo de vivir poco[1]. Que amemos tanto como hemos de aborrecer; pues son muchos

  1. Siendo incierta la vida del hombre, me parece ésta una sentencia de difícil inteligencia. ¿Querría Biante decir que «debemos medir nuestras operaciones como que podemos morir presto, por más que nuestra juventud, sanidad, robustez nos prometan una vida larga»? Pero he aquí las palabras griegas: ΄Έλεγε τόν βίον οϋτω δεϊν μετρεϊν ώς χαί πολύν χαί όλίγον χρόνον βιωσομένους. Y las latinas de Fr. Ambrosio Camadulense (primer traductor de Laercio) que todos adoptaron: Dicebat vitae tempus ita metiendum, quasi et diu, et parum vituri simus.