Página:ECH 1990 2 - Aguirre Cerda, Pedro, Presidencia de.djvu/2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


facturera; el trabajo campesino es rudimentario; el nivel de vida del obrero, en general, es bajísimo, carece de habitación higiénica y viste de andrajos una porción considerable de la población. Frente a este estado de cosas, Don Pedro Aguirre Cerda hace de la síntesis elemental de "pan, techo y abrigo" el lema de su gobierno.

Don Pedro Aguirre Cerda, había palpado en sus trágicos contornos la realidad de los índices demográficos y su relación con la baja producción y productividad del país y sus efectos en la escasez de alimentos y vestuario que afectaba al 50% de la población. Había confrontado sus experiencias personales con los testimonios de los expertos de la Liga de las Naciones Señores Burnet y Dragoni, corroborados por Waldo Frank, Jack law o Mac Bride, quienes al recorrer el país en 1934-1937, exponen sus observaciones en páginas que acusan una grave responsabilidad en las clases dirigentes y estimula a los gobernantes a severas rectificaciones. Don Pedro Aguirre Cerda, había robustecido sus convicciones, además, con el aporte de los estudios que con los mismos objetivos de remediar esas condiciones, había efectuado en la Alta Cámara, el Senador Doctor Florencio Duran, Presidente de esa Corporación.

No existía, por lo demás, en las clases influyentes un criterio de lo que había que hacer para modificar ese estado de cosas. Por eso, muchos tradujeron ese lema como una promesa de distribuir, gratuitamente, el alimento, la vivienda y el vestuario. No se quiso comprender su significado, que no podía ser otro que el de incorporar a la masa de la población de Chile a la faena de transformar las materias primas que produce el territorio, ensanchar la economía, diversificarla conforme a un plan. Chile, dotado con los mayores yacimientos de carbón conocidos, sentado sobre un litoral de cuatro mil millas, compraba carbón en el extranjero para su marina mercante y de guerra; con yacimientos de fierro que ocupan un lugar destacado en el mundo compraba acero y fierro en el extranjero para sus construcciones y su industria metalúrgica; con fuentes de energía inexplotadas, no había elaborado el plan