Página:El Tratado de la Pintura.djvu/33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XI

murió en la torre de Loces, con motivo de las guerras que se originaron, se entibió mucho en Milán el estudio de las bellas Artes, y fue deshaciéndose poco á poco la Academia establecida, en la cual habian salido sobresalientes en la Pintura Francisco Melzi, Cesar Sesto, Bernardo Lovino, Andrea Salaino, Marco Vegioni, Antonio Boltrafio, Paulo Lomazo y otros Milaneses, que todos seguian la escuela de Vinci; de tal manera que muchas veces no solo entonces, sino también ahora se estimaron y vendieron muchas obras suyas por de Leonardo, especialmente las de Sesto y Lovino, que fueron los que mas imitaron la manera de su Maestro. Con todo hubiera sin duda sobrepujado á los demás Lomazo, si no le hubiera faltado la vista en lo mas florido de su edad, como lo habia ya predicho Gerónimo Cardano: y ya que no podia dedicarse á la pintura con la mano, se dedicó con el entendimiento; y siendo ciego compuso aquellos libros tan estimados de los que tienen vista, en los que á cada paso propone á Vinci como idea de un verdadero y perfecto Pintor.

Cuando pasó a Milán Luis XII, Rey de Francia (que fue un año antes de la prisión del Moro), habiendo suplicado á Vinci los sugetos principales de la ciudad, que inventase alguna máquina extraña y magnifica para cortejar y obsequiar á aquel Príncipe, hizo un león con tal arte, que después de haber dado muchos pasos por sí en una sala, se paró delante del Rey, y luego abriéndose él mismo el pecho, arrojó una infinidad de lises de que estaba lleno. En las obras de Lomazo, lib. 2.°, cap. I.º, se lee que esto lo hizo para Francisco I; pero fue error