Página:El tungsteno.pdf/15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


 Dijo el obrero esto y sacó a enseñarle varias monedas de níquel. El sora las vio, como una criatura que no acaba de entender una cosa:

 —¿Y qué haces con dinero?

 —Se compra lo que se quiere. ¡Qué bruto eres, muchacho!

 Volvió el obrero a reírse. El sora se alejó saltando y silbando.

 En otra ocasión, otro de los soras, que contemplaba absortamente y como hechizado a un obrero que martillaba en el yunque de la forja, se puso a reír con alegría clara y retozona. El herrero le dijo:

 —¿De que te ríes cholito? ¿Quieres trabajar conmigo?

 —Sí. Yo quiero hacer así.

 —No. Tú no sabes, hombre. Esto es muy difícil.

 Pero el sora se empecinó en trabajar en la forja. Al fin, le consintieron y trabajó allí cuatro días seguidos, llegando a prestar efectiva ayuda a los mecánicos. Al quinto, al mediodía, el sora puso repentinamente a un lado los lingotes y se fue.

 —Oye— le observaron- ¿por qué te vas? Sigue trabajando.

 —No —dijo sora— Ya no me gusta.

 —Te van a pagar. Te van a pagar por tu trabajo. Sigue no más trabajando.

 —No. Ya no quiero.

 A los pocos días, vieron al mismo sora echando agua con un mate a una batea, donde lavaba trigo una muchacha. Después se ofreció a llevar la punta de un cordel en los socavones. Más tarde, cuando se empezó a cargar el mineral de la bocamina a la oficina de ensayos, el mismo sora