Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
7

hizo todos las cosas como las hizo. Nuestra alma trascendental y penetrativa ¿comprende acaso los apoyos y enlaces, las firmes trabazones, delicadas dependencias y exactas gradaciones de todas las partes de esta grande obra? ¿Podrá una parte contener al todo?

La gran cadena que todo lo sostiene y reúne ¿está en las manos de Dios, ó está en las tuyas? ¡Hombre presuntuoso! ¿quieres saber la razón por qué has sido hecho tan débil, pequeño y ciego? Pues averigua primero, si puedes, la razón aun mas incomprensible, por qué no has sido hecho mas débil, mucho mas ciego y mas pequeño. Pregunta á tu madre la tierra por qué son las encinas mas altas y robustas que las matas que están á su sombra, ó pregunta á esa bóveda azul del cielo por qué los satélites de Júpiter son menores que el mismo Júpiter.

Si es cierto que entre todos los sistemas posibles debió escoger el mejor la infinita sabiduría, en que nó hubiese vacío alguno, pues á haberlo no habría coherencia, y en que todo cuanto habia de existir estuviese en su debido lugar, ¿no es evidente que en la escala de los seres vivientes y sensibles debe haber uno tal como el hombre, y que toda la cuestión (dis-