Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
9

clavo, y en el que sigue una deidad. No digamos: el hombre es imperfecto, el Hacedor lo ha errado; digamos mas bien que es todo lo perfecto que podia ó debia ser; su ser es proporcionado al estado y lugar que ocupa, su tiempo es un solo momento, y su espacio un solo punto.

El cielo oculta á todas las criaturas el libro del destino, excepto la página que les hace falta, y es la de su actual estado; como oculta á los brutos lo que conoce el hombre, y á los hombres lo que saben los espíritus: ¿quién podría de otra manera soportar en la tierra su existencia? Tu deleite condena hoy á muerte al corderino; si tuviera él tu razón, ¿saltaría y retozaria? Contento hasta el postrer momento pace en el prado la florida yerba, y lame la mano que va ya á alzarse para derramar su sangre. ¡O ignorancia de lo futuro! que nos has sido piadosamente dada, para que podamos todos concluir el círculo trazado por el Ser supremo. ¡Quién puede ver con semblante igual, sino el Dios de todas las cosas, perecer el héroe, ó morir el pajarillo, confundirse los átomos, ó trastornarse el cielo, formarse una burbuja, ó aparecer un mundo entero!

¡Hombre! Humíllate en tus esperan-