Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/27

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
23

ria, ó atravesando el aire desordenadamente como un meteoro inflamado destruirla á los demas destruyéndose á sí mismo.

El principio de movimiento necesita tener mas fuerza, su operacion es activa, y asi inspira, excita é impele. El otro es tranquilo, quieto y sosegado para comparar, como que está destinado á reprimir, deliberar y aconsejar. El amor propio es siempre mas fuerte en razon de la proximidad de su objeto; la razon le tiene á cierta distancia como en perspectiva; aquel ve el bien inmediatamente por el sentido que está presente, y esta solo ve lo venidero y las consecuencias de ello. Las tentaciones vienen con ímpetu y mas de tropel que los argumentos; y si la razon es mucho mas vigilante, aquel ataca con mas fuerza. Para suspender la accion del mas fuerte, valgámonos de la calma de la razón, escuchándola siempre; esta atencion hace adquirir hábito y experiencia, y estas fortifican la razon y refrenan el amor propio.

Que los sutiles escolásticos, mas inclinados siempre á la discordia que á la union, enseñen á batirse á estas dos potencias amigas, y separen con toda la sutileza y temeridad de su ingenio la gracia de la virtud y el