Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/48

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

44

los otros animales las virtudes de las yerbas. Enséñete la abeja á edificar, el topo á labrar, y la oruga á tejer. Aprende del nautilo á navegar, á manejar el remo, y á apañar el viento[1]. Reconoce entre los


  1. El nautilo papiráceo es tan singular, que esto que dice Pope de él, y es lo mismo que refirieron Oppiano y otros escritores antiguos, se tuvo largo tiempo pot una patraña. En la Zoologia moderna se llama á este hermoso nautilo, el argonauta, y por ser tan admirable su historia, y el primer modelo que nos ofrece la naturaleza de un barco navegando á vela y remo por el mar, quiero describirle aquí brevemente. Su concha es á manera de una navecilla construida con la mayor elegancia, de una sustancia blanca, delgada y trasparente, algo parecida al papel. El argonauta ó molusco que la habita sabe aprovecharse del viento para hacer sus correrías per el mar: á este fin se levanta á la superficie de las aguas, endereza su barquilla, y acomodándose en medio de ella enarbola dos brazos, y extiende entre ellos una membrana, que recogiendo el viento le sirve de vela; saca ademas por cada banda otros cuatro brazos que le sirven de remos, los alarga, los pone en movimiento, y empieza á navegar. Sí en su travesía encuentra algún objeto que le atemorice, ó se le aparece algún pescado ene-