Página:Eyherabide, Margarita. Amir y Arasi, novela..djvu/107

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

Amir y Arasi 109

Cuando Amir puso la cubierta á esta carta y la dejó con otras que había escrito anteriormente y que debían ser despachadas por el correo del día siguiente. miró el reloj y debió hallar grabada una hora que hacía propicio su buen deseo, porqué una satisfacción simpática. se retrató en su semblante

Amir se puso en pie; una sonrisa plegó sus labios y sus ojos pasearon una mirada distraída por todo el cuarto.

Acaricióse suavemente la barba... después abo- tonóse el abrigo hasta cl cuello y encaminóse á la habitación de doña Jova.

No bien escuchó ésta los pasos de su hijo, dijo con voz dulce:

—Entra hijo, entra...

La voz de Amir sonó armoniosa.

— Vengo á darte las buenas noches y... á repren- derte, y el joven se sentó al lado de su madre.

— Hazlo, hazlo, hijo dijo doña Jova, pero ¿en qué falta he incurrido: dime? — interrogó gentilmente.

— ¿Qué es ésto? — preguntó Amir apoderándose de unas ropas usadas. que su madre tenía encima de una silla y á su lado.

— ¡Ah! —añadió Amir. — Una media, una casa- ea... ¡qué enredo donoso!

—Eso es sólo asunto de mi incumbencia — y doña Jova semi resentida, trató de despojar al joven de lo que le había quitado inadvertidamente.

— Pues bien. mamá. ¿Conque asunto de su in- eumbencia. eh? ¿No me ha dicho usted al manifes- tarle yo que la reprendería: ** hazlo, hazlo? ””

Pues he aquí un hecho claro, irrefutable, incon- cuso — continuó Amir. — Esta media, esta casaca. y toda esta colección de antigiiedades, van ahora