Página:Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867).djvu/24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


chis, los lambadis ó sucaters, los kalabantrus (ladrones) y otros muchos forman una casta especial que en nada se parece á las demás de la India, y vive ambulante, sin ley, culto, habitacion ni propiedad, dedicada al merodeo y á decir la buenaventura, hablando un lenguaje particular ó dialecto diferente del idioma principal del Indostan. El misionero citado dice explícitamente que esos vagabundos, por sus usos, costumbres y carácter, tienen notable analogía con los gitanos errantes de Europa, que, si se los comparase de cerca con dichos curavers y lambadis, se desvaneceria la opinion de los que fijan su origen en Egipto.

Prosiguiendo el presbítero Dubois en su relato, descubre una circunstancia que arroja grandísima luz para explicar quizá la emigracion de esos vagabundos desde la India hasta el último confin de Europa. Esa circunstancia es que los príncipes mahometanos de aquella region los emplean como ladrones y devastadores de los Estados vecinos, áun en tiempo de paz, y en tiempo de guerra se unen ellos mismos á los ejércitos en calidad de auxiliares, no para pelear, sino para el servicio de trasportes y otras faenas, cayendo después de la batalla sobre el país para el pillaje y el saqueo. De igual suerte, añade el autor, los emplearon los ingleses en la última guerra que tuvieron con el sultan de Maisur.

Y hé ahí, pensamos nosotros, cómo pudo el Gran Tamorlan tenerlos en su campo, que se sabe lo componían, no tan sólo tártaros mongoles, sino hordas de todas castas asiáticas. Y cómo tambien todo hace presumir que, mucho ántes que él, los diferentes guerreros mahometanos, al partir de las comarcas vecinas de la India y recorrer el litoral del Mediterráneo hasta desembarcar en la costa de España, pudieron venir seguidos de esas mismas hordas asiáticas auxilia-