Página:Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867).djvu/25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


res, primeros gitanos que, confundidos con la chusma sarracena, no hubieron de fijar una atencion especial de parte de los cristianos españoles hasta después de la conquista de Granada, cuando empezó á predominar la política del arzobispo Jimenez de Cisneros contra las razas del Oriente.

Y hé ahi tambien cómo por igual circunstancia el sultán turco Bayaceto I, después de ocupar el Asia Menor, después de derrocar el imperio griego, después de penetrar el año 1402 en Europa siguiendo las márgenes del Danubio, después de deshacer en Nicópolis los cien mil cristianos que trataron de oponérsele, pudo dejar rezagadas en la Bulgaria y en la Sérvia esas hordas de zinganes del Sind que le habian acompañado, con tanta mayor razon, cuanto que, enderezando sus armas contra Tamorlan, fué derrotado á su vez el mismo año cerca de Angora, en esa gran carnicería de tres dias en que tomaron parte trescientos cuarenta mil combatientes, y en la que, de seguro, los gitanos del emperador tártaro y los gitanos del sultan turco no se dejarian matar, sino que preferirian dispersarse en el nuevo país á que habian venido ántes que volverse con el Tamorlan á la ciudad de Multan y demás lugares que bañan las orillas del Sind hasta su desagüe en el mar de Oman.

Durante el primer período del siglo XV, en que las comarcas limítrofes del Asia, del Africa y de la Europa cambian de aspecto; cuando la raza turca las invade y las somete, imponiéndoles leyes, costumbres y religión diferente; miéntras las relaciones entre el Eufrates, el Nilo, la Jonia, el Pireo, el mar de Mármara y el Danubio se concentran de nuevo, puede decirse, bajo un mismo impulso nivelador, ¿qué tiene de extraño que en todas esas comarcas, ó en alguna—más especialmente la Bulgaria— hayan hecho su primer asiento, una parada de quince años, los