Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/165

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 85 —

rónimos, prior de Nuestra Señora de Prado, en Valladolid, y confesor de los reyes, no era un hombre vulgar, envidioso de la gloria de los demas, ni hostil por sistema á las nuevas ideas. Literato y teólogo secundó franca y resueltamente años atras el impulso dado á las letras por inspiracion de Isabel. Sabio y modesto consejero, su constancia, su apego al trabajo, y sus sagaces combinaciones acababan de aumentar las rentas de la corona en treinta cuentos de maravédis. En medio de la ostentacion de la corte vivia como un verdadero sacerdote, cubriendo bajo su estremada mansedumbre y piedad sus austeridades y su celo belicoso por la causa del cristianismo. Sin ambicion, y de costumbres edificantes, poseía la confianza sin límites de los soberanos, y gozaba entre todos fama de santidad. [1]

Lo que de él sabemos no indica ninguna estrechez de miras, sino que por docto y relijioso que fuera, como carecia de nociones especiales de matemáticas y ciencias naturales, no pudo fallar en materia de cosmografia: juzgó por las apariencias sin ser fisonomista, y se equivocó necesariamente. El aspecto de aquel estranjero oscuro, mal vestido, cuya venida á España era misteriosa, que apenas hablaba la lengua del pais, y no tenia mas apoyo que el de un fraile, relegado en un agreste monasterio, no le permitieron formar un concepto ventajoso ni del hombre, ni del proyecto. Sospechó que el P. Marchena estaba alucinado por él, y como lo tenia por visionario, lo dejaba vejetar en los vestíbulos y las antecámaras, para ir apurando su paciencia y cansarlo del oficio de pretendiente; muy convencido de que al obrar de esta manera le hacía un buen servicio. Y cuando por lástima lo recibia, su aire de incredulidad y distraccion; aunque dulcificado con palabras corteses, habria dado al traste con la perseverancia de Colon, á no venir en su socorro un auxilio divino.

  1. "Varon tenido por santo." Vasconcelos. Vida y acciones del rey don Juan, lib.I. fól 46.