Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/280

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—200—

abismos con su belleza, sus perfumes y sus encantos. Allí la gracia y la poesia iban unidos á lo terrible; los precipicios estaban cubiertos por lechos de blancas azucenas. Sin duda que Colon vio en aquel sitio junto á las plantas, con que ya se habia familiarizado, especies aun desconocidas, porque su contemplación llegó repentinamente al apojeo del entusiasmo.

 Bajo las anchas cintas de la palmera vinífera, los naranjos salvajes con su fruto de oro, las quiebras que resisten al hierro, los bananos, mostrando sus paños de gruesa tela, las belónias, con ramos cilíndricos, los sebestos, cargados de flores, los eritales, con sus bayas de color de púrpura, traspirando á jazmin, los jigüeyes, con elásticos racimos, los euforbios de brácteas escarlata, las chinchonas, los copales, inapreciables en la medicina, las conizas aromáticas, y los caimíteros con manzanas violadas. Palmitos, mirtos olorosos, semejando con sus hojas al limón, la pimienta, la prela, exhalando aroma de vainilla, en buena compañía con árboles sin nombre, dominados todos por el jigantesco ceiba, rey absoluto de aquellas soledades. Y á través de las innumerables vueltas y revueltas, que formn las hanas al pasar de unos árboles á otros, y mientras se arrastra su tronco por el suelo, para subir atrevido á la copa del mas alto, la trepadora calabaza y la paulinia alada encantan los ojos, y el humilde cicoparzo sirve de guarida al amor de las palomas.

 Para las almas intelijentes, esta venturosa tierra tiene aun atractivos irresistibles. En sus puras y cristalinas aguas se producen al rizarse reflejos maravillosos, y en la mar que la circunda, fenómenos é ilusiones sin igual; la tranquilidad del cielo, la clara luz del dia, los vivos tonos del paisaje y el dulce aroma que impregna el aire hacen penetrar en los sentidos una vaga escitacion, que seduce y embelesa. Este es el efecto de la influencia material. Pero si el pensamiento se atreve á investigar en tan cabal conjunto las huellas de la divinidad, á estudiar las armonias y asombrosas combinaciones de