Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/296

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
—216—

iglesia de Nuestra Señora de la O.1 Después, ala hora de vísperas llegó el joven rey del pais en un palanquin, escoltado de una guardia de honor de doscientos hombres, y acompañado de dos graves personajes, tal vez sus ministros ó consejeros. En aquel momento Colon comia en su cámara, pues el monarca no quiso que se le previniera de su visita. Entró con aire resuelto en el salón, se dirijió al almirante, lo saludó cortesmente, tomó asiento a su lado, con un ademan hizo que se retirasen sus guardias, que obedecieron con muestras de profundo respeto, y no retuvo a su lado sino á los personajes importantes, que se colocaron á sus pies.

El almirante lo mandó servir en seguida, creyendo que se convidaba á comer; pero él no hizo otra cosa que gustar con los labios lo que se le ofrecia, y eso como para contestar al cumplido; y envió el resto á los que venian con él. Al levantarse de la mesa, hizo ciertas señales á uno de los suyos, y le trajo un cinturon adornado con dos láminas de oro, de un trabajo delicado, que ofreció al almirante, quien luego de aceptarlo y darle las gracias, le enseñó la carabela, y lo condujo á su camarote, donde, como observase que miraba el rey con ojos de envidia la colcha de su cama, se la dio, junto con un collar de gruesos granos de ámbar, que tenia al cuello, unos borceguies encarnados, y un tarro de esencia de azahar, esperando conciharse con estos presentes su benevolencia, y atraerlo mejor al cristianismo.

Mostróle Colon el crucifijo y los retratos de los reyes de España, y le habló de su grandeza y poder; mas el monarca y sus ministros creian que los estados de estos soberanos estaban en el cielo y no en la tierra. Cuando el rey bajó á su canoa se le tributaron los honores militares.

No bien hubo partido, vino á bordo su hermano con

1. Esta iglesia, construida sobre una montaña, cerca de Segovia se llama Nuestra Señora de la O, á causa de los peñascos que la rodean en forma de una O. no muy ovalada.