Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/352

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
—272—

 ¿Y sino, que se nos diga si cuando se hallaron las Azores, las Canarias y las islas de Cabo- Verde, hubo semejantes manifestaciones?

 Los que atribuyeron el éxito del suceso á la sagacidad de Colon, ó á la superioridad de su saber, ó á su esperiencia en la marina, están desmentidos por él mismo; pues nunca atribuyó á su injenio, ni á su ciencia, lo que ni la ciencia, ni el injenio hubieran podido darles; sino que por el contrario, dijo terminantemente, "que para la ejecución de la e mpresa no le aprovechó razón, ni matemática, ni mapemundos,"[1] y es un hecho.

 Un antiguo viajero francés, llamado Thevet, que tuvo ocasión de hablar con personas que formaron parte de sus espediciones, dice, que el almirante no era muy esperto en las cosas de la marina; Jerónimo Girava Terracones en su Cosmografía, publicada en Milán por los años de 1556, juzgaba al jenoves Cristóbal Colon "gran marino, y cosmógrafo mediano;"[2] Humboldt lo declara "poco familiarizado con las matemáticas," lo acusa de haber hecho "observaciones equivocadas á la altura de las Azores," y se ocupa de su "carencia absoluta de conocimientos en historia natural;"[3] y un miembro de la Academia Imperial de Ciencias encuentra que ”Aristóteles estaba mas versado en jeografia que Colon„[4] y le estraña su "ignorancia en materia de cosmografía." Ademas, si en su tiempo habia otros marinos, que se suponian mas diestros que él, y á los cuales colocó en puesto preferente la opinión, no es posible referir al mérito científico, ni al saber del almirante su obra imensa. ¿A qué atribuirla entónces?


Carlos V, de España, de Colon y hasta de la familia Pinzon, quisiéramos no leer el mote citado en los blasones de esta última.

N. del T.
 
  1. Cristóbal Colon. Libro de las profecias, fol. IV.
  2. Santarem Recherches historiques, critiques et bibliographiques sur Améric Vespuce, p. 178.
  3. M. de Humboldt. Cosmos. t. II. p. 332. 337.
  4. Babinet, Influence des courants de las mer sur les clinas.