Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/40

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XXXVI

Casas entre los doce misioneros que llevaba el P. Boyl en 1493,[1] sabiendo que este sacerdote no se embarcó sino en el año de 1502, y no cantó misa hasta el de 1510, y de consiguiente diez y siete despues; ni á dos ex-ministros de Instruccion pública, miembros del Instituto, publicistas eminentes y por lo regular exactos, que no hayan tenido reparo en incurrir con respecto á nuestro héroe en graves equivocaciones.

 A pesar de esto y de los anacronismos y contradicciones de multitud de literatos de menos cuantía y que no mencionaremos, es preciso reconocer en justicia que, la falta de reflexion de los escritores franceses para con el virey, no es otra cosa que una herencia del siglo pasado, y que al presente se advierte en todas partes un impulso reparador, pues se buscan los medios de honrar su memoria con estátuas y monumentos, se multiplican sus retratos, y los libros y periódicos tienden á popularizar su biografia. Pero sin embargo de los buenos deseos, permanece envuelto en las tinieblas de la falsa erudicion. Y como quiera que nunca ha estado su gloria en mayor peligro que ahora, nosotros, que hemos descubierto los misterios de su primera edad, seguido sus huellas una tras otra desde la cuna al sepulcro, y comprendido el móvil de sus acciones, abrigamos la esperanza de disipar la obscuridad, y presentarlo como fué.

 Echemos antes una ojeada sobre las simpatias de nuestra época, por el ser que aun no le está completamente revelado.

  1. Rosseeuw-Saint-Hilaire. Historia de España, tit. VI. lib. XIX. páj. 114.