Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/61

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
LVII

dad al repetir sus miserias, la deferencia mútua con que tratan sus recíprocos errores, no habrian sido de consecuencia, si Navarrete no hubiese escuchado con maligno placer la denuncia del primero, ni hubiera dado un escándalo, falta como estaba de fundamento, sin el crédito que tuvo á bien concederla el ilustre Humboldt, cobijando con su nombre enciclopédico las equivocaciones de Navarrete.

 Después de Irving, el que trata mas estensamente de Colon es sin duda Humboldt en el Exámen crítico de la historia de la jeografia del nuevo continente. Ambas obras componen por sí solas el manantial de la ciencia y de la historia, con relacion al descubrimiento de las Américas. La una por su gran popularidad, y la otra por su autoridad han fijado y casi formado la opinion decisiva. Las academias, las sociedades científicas, los astrónomos, los naturalistas y los marinos sobre todo no ven á Colon mas que por los ojos de Humboldt. Lo propio nos sucedia antes de hacerlo por nosotros mismos; pero por mas que apreciemos ahora sus juicios en materia de ciencias físicas, debemos decir que, en medio de discusiones tan rápidas como luminosas, y dignas en un todo de su autor, los hechos y en particular los pensamientos del virey nos parecen interpretados por persona incompetente, y permítasenos la espresion, antipática á su naturaleza.

 Entre Colon y Humboldt hay un abismo mas grande que el Océano. Entrambos han viajado por el mundo; Colon por mar; Humboldt por tierra: entrambos han observado atentamente la creacion; pero cada uno desde el punto de vista de sus creencias relijiosas, y de su aptitud moral.