Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/67

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
LXIII

para que Colon pusiera bajo sus órdenes á dos oficiales de la casa real, al nombrarlo gobernador del fuerte de la Navidad.[1] En el tercer viaje del almirante un jóven cuñado suyo, don Pedro de Arana, iba mandando uno de los buques; pues á consecuencia de su alianza siempre hubo Aranas con los Colones. Después de muertos el virey y su hijo, se vé á un Diego de Arana entre los allegados á la vireyna de las Indias, y al que por su calidad como por su parentesco se hacia mejor lugar que á los demas[2] de la servidumbre de doña Maria de Toledo. La nobleza de Beatriz Enriquez se justificó en la necrolojia de su hijo don Fernando, escrita por Diego Ortiz de Zúñiga,[3] y se invocó luego por los descendientes del primer casamiento de su marido, pues en 1671 don Pedro Colon de Portugal hizo presente en provecho de su causa á la reyna de España, durante la menor edad de Carlos II, que los dos hijos del grande almirante del Océano nacieron de nobilisimas madres.[4]

 Veamos ahora si "la hermosa dama de Córdoba" fué la verdadera causa de retener á Colon en España; á pesar de las ofertas del rey de Portugal. Tanto peor para Humboldt si los hechos le dan un mentís algo rudo, y de cierto que no fuera así, si hubiese examinado con mas detenimiento las calumnias de Navarrete, antes de tomarlas bajo su proteccion.

  1. Rodrigo de Escobedo y Pedro Gutierrez, que ambos tenian empleos en la córte.
  2. En el testamento de Diego Mendez fecha 6 de Junio de 1536 hecho por Fernando Perez, notario de los reinos, Diego de Arana es el primer testigo entre los caballeros mas distinguidos. Coleccion de Navarrete, t. I.
  3. Anales eclesiásticos de Sevilla, lib. XIV. fól. 499.
  4. "Y Diego y Fernando, ambos hijos de nobilisimas madres." Memoria de don Pedro Colon de Portugal contenida en el Pleito de la casa de Veraguas y en los datos justificativos de monseñor Luigi Colombo, p. 436.