Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/329

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 337 —

venir y curar las enfermedades, dividiéndola en medicina teórica y práctica, y en materia médica.

Analiza las teorías en boga, las clasificaciones de la enfermedad, critica las nosogenias de Vogel, de Pinel, de Good, y acepta, como base, la que á su juicio es la menos defectuosa, la del profesor Cullen.

En seguida, expone el método que seguirá en sus lecciones:

1.°—Enfermedades agudas y sub-agudas.

2.°—Enfermedades crónicas.

El estudio de estas secciones lo subdivide en los siguientes capítulos:

1°—Causas remotas.

2.°—Síntomas.

3.°—Anatomía mórbida.

4.°—Condiciones ahygidas de que los síntomas dependen.

5.°—Diagnosis.

6.°—Plan curativo.

7.°—Prognósis.

Después de analizar este programa general señala otro cuadro de observaciones particulares acerca de las molestias agudas y crónicas con referencia á los estados de los tejidos, como á las membranas mucosas, serosas etc., y á los cambios de los fluidos, particularmente de la sangre.

En último término, indica las modificaciones que sufren algunas dolencias en Chile, presentando caracteres diferenciales marcados, con las europeas, y se preocupa de las enfermedades indígenas, nativas del territorio, y que no se hallan clasificadas en ningún texto de medicina.

El estudioso profesor, termina su interesante discurso con sentidas é injenuas palabras que no hemos podido dejar de consignar, y que no dudamos serán recordadas con el interés que merecen:

«Y ahora, señores, antes de retirarnos, séame lícito presentarles unas breves observaciones relativas á la carrera que Uds. han elejido para su futura subsistencia.

Permítaseme advertirles que no podían haber escojido una profesión más extensa, más laboriosa, más llena de obligaciones morales y sociales, y más eminentemente importante.

La omnipotencia misma de los elementos que nos rodean, el mar y la tierra, y los secretos de la naturaleza, en fin, todos los objetos animados ó inanimados del gran universo, son en ella comprendidas.

La miseria en todos sus aspectos, la enfermedad en todas sus formas, el estado físico y moral del hombre desde su cuna

H. DE LA M. EN CHILE
22