Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/358

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 366 —

Santiago, Abril 25 de 1835.—Los alumnos de la Escuela de Medicina.


§ X.


El primer curso de medicina, iniciado el 17 de Abril de 1833, terminó el 6 de Junio de 1842.

La expresiva y lacónica nota que sigue, del rector del Instituto, dá feliz testimonio del resultado de los exámenes:

«Santiago, junio 7 de 1842.

Ayer lúnes asistí a los exámenes de medicina y cirujia, de los que salieron aprobados unánimemente don Javier Tocornal, don Luis Ballester, don Francisco Rodríguez, y don Juan Mackenna, y aunque estuvieron sumamente largos, por lo muy bien que lo hicieron, me parecieron en estremo cortos.—Francisco Puente.—Al señor Ministro de Estado en el departamento de Justicia.»

Terminaron pues, sus largos estudios, en dicho día, los jóvenes: Ballester, Mackenna, Rodríguez, y Tocornal.

Los demás habían interrumpido su carrera, víctimas del estudio, imposibilitados por grave enfermedad, ó habían caído al sepulcro, tronchados en la plenitud de la vida.

Los jóvenes alumnos Abello, Mesías, Salmón, y Juan Cruz Carmona, fueron llorados por sus compañeros y por la sociedad toda, venerándose sus nombres con cariño y respeto.

Los que habían triunfado, fueron objeto de las más ardientes manifestaciones que les tributó el gobierno y el pais, premiando su constencia y sus esfuerzos, que les hacía acreedores al aplauso y admiración de sus conciudadanos.

Sus maestros, el rector del Instituto, y los alumnos de los otros cursos superiores les prodigaron elojios especiales y merecidos festejos.

La prensa por su parte, engalanó sus columnas de honor para felicitar á los primeros doctores de la patria.

El Semanario de Santiago del 28 de Julio de 1842, publicó el siguiente artículo:

Médicos Chilenos.—Los alumnos fundadores de tan benéfico plantel—el instituto de ciencias médicas—al cabo de diez años del estudio más asiduo, de la dedicación más infatigable y de una constancia que excede á todo elojio, superando cuantas dificultades é interrupciones los han contrariado, han rendido su último exámen práctico con el mayor lucimiento y satisfac-