Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/404

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 414 —

la enfermedad, esa Dalila traicionera, le tenia postrado á sus pies. Y sin embargo, la muerte no pudo borrar las huellas que dejaba su noble corazón; Sazie habia dicho al morir que no tenia bienes de fortuna y lo que es más raro todavía, que nadie le debia.

En sus piezas se encontraron cartas que contenian billetes de banco y que no hablan sido abiertas; se halló algún dinero en monedas que ya no circulaban y de cuya existencia Sazie no tenia conocimiento alguno. ¡Desprendimiento admirable de que sólo son capaces los que no aceptan la vida sino como un fugaz episodio del movimiento universal de la creación!

Así desapareció aquel espíritu poderoso.

La terrible nueva se comunicó como por encanto á toda la población, y al dia siguiente la ciudad estaba de duelo. Los alumnos de la Escuela de Medicina tiraban el carro que conducian sus restos á la mansión de los muertos; la Facultad de Medicina y una multitud inmensa formaban expontáneamente la comitiva fúnebre; sobre su tumba el reconocimiento y la amistad alzaron su voz para elojiar sus talentos y sus virtudes. Aquellas manifestaciones no tenian nada de oficial, eran el grito que arranca un dolor verdadero, porque las lágrimas no se decretan. Nada más justo que aquellas lágrimas: la Facultad médica habia perdido su alma, la Escuela de Medicina un gran maestro y los pobres un padre.

Bibliografía

Dedicado el Dr. Sazie á la enseñanza y al ejercicio profesional, no tuvo tiempo para cultivar la literatura médica. Entre varios informes, como Protomédico y Decano, se hallan los interesantes opúsculos siguientes:

Memoria sobre la reunión inmediata y sobre las ventajas de retardar la renovación del primer aparejo en las heridas que resultan de las grandes operaciones de cirugía.—«El Mercurio.»—Valparaiso, Agosto 23 y Noviembre 11 de 1836.

Es una erudita historia de los sistemas de curación quirúrgica. El autor dice que ha sido el primero en hacer experiencios de retardación en la renovación de apósitos y vendajes. Propagó su sistema en Francia, hasta tener la satisfacción de ver que los más eminentes cirujanos siguieron su consejo.

Informe del Protomédico, el la Facultad de Medicina.—Arch. de Id.—1844.

En este documento sobre higiene y policía sanitaria trata, principalmente, del mal venereo que puede ser avivado por nuevas infecciones. No limita las diferencias de estas afecciones, como era común en la época, y abarca con el nombre ge-