Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/429

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 441 —

nado, al tratar de la beneficencia y de motivos relacionados con la medicina.

Murió el 16 de Mayo de 1845.

El Doctor Juan Blest, (hermano de don Guillermo), irlandés, titulado en la Universidad de Aberdeen, llegó á Chile en 1813 y al año siguiente partió al Perú, en donde adquirió pronta y segura fama salvando al virrey Abascal de una grave enfermedad. Después pasó á Tacna, á la Paz y á varias otras ciudades de Bolivia donde permaneció hasta 1820, compartiendo sus horas de trabajo en el ejercicio profesional, como cirujano y oculista, principalmente, y en las rudas labores de la minería, acompañado de su tercer hermano don Andrés Blest. Después volvió al Perú y regresó á nuestro suelo en 1828, para radicarse otra vez en el Perú, en 1845, hasta su muerte, acaecida el 13 de Abril de 1849, á la edad de sesenta años.

En Valparaíso, que fué el lugar de su residencia durante su estadía en Chile, adquirió gran popularidad y se hizo célebre por su criterio médico. Como terapéutico, dice el Dr. Semir, «nadie le ha igualado hasta el presente; sus fórmulas eran buscadas y conservadas como talismanes y muchas de ellas se conservan aún.»[1]

El Gobierno premió sus servicios profesionales y su dedicación al estudio de nuestra climatología y de las enfermedades reinantes, nombrándolo Miembro fundador de la Facultad de Medicina, de la Universidad de Chile.

Su sucesor, don Juan Mackenna, hizo su elogio al incorporarse á la facultad en 1849.

El Doctor José Antonio Torres, español, vino al país en 1818, optando ese mismo año, á su grado, ante el Protomedicato. En 1828 tuvo que repetir su examen general por haberse ordenado que así lo hicieran los facultativos extrangeros para la definitiva revalidación de sus títulos.

Educado en la escuela portuguesa, sostuvo las doctrinas de los sólido-humoristas, según el Dr. Semir. En los hospitales, sirvió desde su llegada y adquirió fama en la curación de las enfermedades propias de la localidad, principalmente en la disenteria. Reformó el hospital de Chillán. Fué cirujano de ejército de 1.ª clase desde 1820, por veinte años, distinguiéndose por su contracción al servicio ya fuese en las guarniciones ó en campaña, como aconteció en la de Chiloé, mereciendo honrosas distinciones de los jefes y oficiales de la expedición. En

  1. Apuntes para la Hist. de la Med. en Chile.—Ob. cit.

    El Dr. Blest era tan enerjico para sus tratamientos que adquirió el popular sobrenombre de don Juan caballo.