Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 1.djvu/34

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


34 PANORAMAS DE LA VIDA

abatimiento, abri el cristal y aspiré con ansia la brisa pura de la tarde.

Aquella fué mi Iiltima debilidad.

Al llegar al Callao bajé del tren con pié seguro-, y fortalecido el corazon con el pensamiento mismo de mi soledad, me interné fuerte y serena en las bullicios-as calles del puerto.

Tii estaras quiza pensando que, como las doncellas menesterosas del tiempo de la caballeria me echaba yo :5, viajar con la escarcela desierta ?

—En efecto, estabame preguntando como Se compondria aquella princesa errante para atravesar el mundo, en este siglo del oro, sin otro viatico que su velo y su abanico.

—Pues, sabe para tu edificacion, que yo he tenido siempre e1 gusto de las alcancias. Habia guardado una que tenia ya un peso enorme, como que contaba nada menos que tres afios, y se componia solo de monedas de oro. Para librarla de las tentaciones del lujo habiala confiado a mi tio S., antiguo fiel de la aduana. A ella recurri, y encontré en su seno una fuerte suma que tranquilizé mi espiritu, bastante inquieto por ese accesorio prosaico, aunque vitalmente necesario de la existencia.

En tanto que me embarcaba—continu(') Laura, en las altas horas de la siguiente noche—y mientras el bote que me conducia a bordo surcaba las aguas de