Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 2.djvu/54

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


54 PANORAMAS DE LA VIDA

Sin embargo, solo las crispaciones de sus manos, retorciéndose entre las mias, indicaban su horrible sufrimiento: el valiente joven lo soport-aba Sin exhalal‘ una:que_ja.

En uno de esos momentos, volvio hacia mi una mirada suplicante, y me hizo un encargo. Habia ofendido a su madre, que se hallaba ausente, yme rogo que, postrandome :1 sus piés en nombre suyo, le pidjese perdon.

Mi promesa le dio una grande tranquilidad, y al amanecer espiro en mis brazos.

Qué reflexiones tan tristes hice yo aquella noche, mirando agonizar a ese hombre, que en la flor de la Vida, bello, y la mente llena de ilusiones, iba a hundirse en el sepulcro! Ay! cerca estaba el dia en que, con el corazon destrozado, veria pasar esos mismos pensamientos,_en el duelo de mi alma!

En tanto que yo velaba al desgraciado Federico en su agonia, Carlos, disfrazado y conducido por Rosaura, se ocultaba en casa de un consul, donde debia esperar una ocacion favorable para huir de la Paz, cuyas avenidas todas estaban guardadas por los amigos de S., que hallando lenta 1-a accion de la justicia, querian hacerla por su mano-, y Vijilaban las garitas y las casaslde los agenfies extranjeros. Asi era que, solo guardanfio u’n,_[1-igoroso encierro podia el pobre fujitivo sustraerse 31 las investigaciones de sus