Página:La Eneida de Virgilio.djvu/27

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(19)

 
Lanzado habia al Africano suelo,
Del gozo y del espanto poseidos
Desean abrazar sus compañeros
Que perdonó la muerte, mas suspenden
Ocultos en la nube su deseo
Hasta saber por que fortuna rara,
Su escuadra se salvára y tambien ellos;
Con asombro contemplan los enviados
Que al templo avanzan con señal de ruego,
Al fin son admitidos hasta el trono
Y comienza Ilioneo en blandos ecos:
== « Oh reyna, á quien dió Jove omnipotente,
«Dichosa gobernar tu nuevo reino;
« A los Troyanos miserables salva
« Y á sus bajeles de la mar trofeos:
« A la pia nacion benigna acoge
« Que ni á tus Dioses insultar queremos,
« Ni piratas robar vuestros tesoros:
« Los vencidos no tienen tanto aliento.
«Hay un lugar que el griego Hesperia nombra
« Que los Enotrios antes poseyeron,
« En espigas y en triunfos abundantes
« Que Italia fue llamada por sus nietos
« Allí quiso el destino conducirnos,
« Cuando Orion tempestuoso en rudo ceño
« Nos lanzó en estas rocas y en tus mares.
« Los pocos que escapamos fueron presos
« Por un pueblo inhumano ¡cielos santos!
« ¿Tanta crueldad domina en este suelo?
« De guerra el grito suena y nos combaten,
« Ni nos dejan llegar al borde mesmo.
« Si al hombre despreciais y hasta las almas,