Página:La Eneida de Virgilio.djvu/32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(24)

De perlas y diamantes doble cerco;
Achates obedece y pronto marcha.
Pero Citera arbitra nuevos medios;
Quiere que Amor asemejando en todo
Del dulce Ascanio el porte y rostro bello,
Y llevando los dones incendiára
La tierna Dido en amoroso fuego,
Porque temiera la dudosa casa,
Y los Tirios bilingües no sinceros.
Venus le abraza en la callada noche,
Y al fin dice al Amor con blandos ecos:
== « Hijo amado, mi fuerza y poderío
« Que desprecia los rayos de Tifeo,
« A tí solo me acojo suplicante;
« A tí recurro en humildoso ruego;
« Tu hermano Eneas que persigue Juno,
« Tu sabes le ha arrojado al Libio imperio;
« Y tu tambien sentiste mis pesares;
« Me oprime el corazon un gran recelo,
« Juno convierta en ruina este hospedage,
« Que no menguan su odio los sucesos,
« Yo que no sea la Fenicia Dido
« Con sus blandas caricias su instrumento;
« Yo quiero adelantarme en los engaños,
« Inflamar á la reyna en amor pienso
« Que ninguna Deidad mudarla pueda
« De Eneas en insano amor ardiendo.
« Mas como esto ha de ser, escucha ahora;
« Ya vá á partir llamado el jóven régio,
« Mi cuidado y mi amor hácia Cartago
« Con dones que perdona el mar y el fuego.
« Le llevaré dormido al bosque Idalio