Página:La campania feminista en Argentina.djvu/15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
239
LA CAMPAÑA FEMINISTA EN LA ARGENTINA

ASOCIACIÓN PRO DERECHOS DE LA MUJER
Buenos Aires, Febrero 21 de 1919.

Señor Presidente del Partido.

 Señor:


 Se ha producido un movimiento de opinión del que ha nacido, libre de sectarismos de clases, ni políticos, ni religiosos, la Asociación «Pro-Derechos de la Mujer», cuya finalidad es reivindicar para ella la plenitud de los derechos civiles, políticos y económicos, al igual que el hombre.

 Esta conquista ha sido ya obtenida en los países más cultos de Europa y en la América del Norte. En el Uruguay se le han acordado sensibles mejoras y no tardará en concedérseles todas las reformas que solicitan.

 Quedaríamos nosotras como las cenicientas del cuento.

 Por desgracia nuestros hombres de conciencia, pensamiento y acción no creerán que es llegado el tiempo de remover prejuicios reñidos con la ciencia y el progreso, de subsanar errores, de enmendar injusticias, de aunar fuerzas útiles a las ya existentes, de beneficiar las Instituciones y el progreso del País con el aporte de una mayor suma de sanas energías.

 Frente al problema Social que entrama nuestro programa, ¿cuál será la actitud del Partido que usted preside? Su electorado nos crearía un ambiente hostil, indiferente o favorable.

 No esperamos la indiferencia en los momentos actuales y dada la trascendencia de la evolución que perseguimos, porque el papel de esfinge no cuadra a los partidos en lucha, que tienen la conciencia de sus actos y el valor de sus opiniones.

 ¿Será la hostilidad? Con pena la veríamos llegar, pues ella nos demostraría que el programa de justicia y de progreso que flamea como bandera del partido, no ha sido confeccionado teniendo en cuenta que en esta tierra hay mujeres que aquí han nacido, que aman su patria y desean su grandeza, que para ella trabajan y luchan, que piensan, sufren y esperan que al fin sonará la hora de la redención y la justicia.

 ¿Será su acogida favorable? Lo desearíamos, haciendo honor a los sentimientos de nuestros compatriotas, que tan entusiastas han aplaudido la justicia de que fueran objeto las mujeres inglesas, francesas y norteamericanas y que no podrían ser menos hidalgos cuando se trata de compatriotas que solicitan su apoyo.

 Saludan a usted con toda consideración.

 Han contestado los Partidos Radical, Unitario y Socialista Argentino en la forma siguiente: