Página:La teoría de la relatividad de Einstein.djvu/240

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

234
La teoría de la relatividad de Einstein.

menta la masa al aumentar la velocidad. Cuanto más rápidamente corre el electrón, tanto más resiste el campo electromagnético a una posterior variación de velocidad. El aumento de m explica la disminución observada de y la teoría de Abraham concuerda muy bien cuantitativamente con los resultados de las mediciones hechas por Kaufmann (1901), si se admite que no existe ninguna masa «ordinaria» junto a la masa electromagnética.

Llegábase, pues, al fin propuesto: reducir la inercia de los electrones a campos electromagnéticos en el éter. Al mismo tiempo abríase una perspectiva amplia. Como los átomos son los portadores de la electricidad positiva y además contienen numerosos electrones, ¿no será acaso su masa también de origen electromagnético? En tal caso, la masa, como cantidad de la facultad de permanecer, no sería un fenómeno primario, como lo es en la mecánica elemental, sino una consecuencia secundaria de la estructura del éter. El espacio absoluto de Newton, que se define solamente por la ley mecánica de inercia, resulta así innecesario; su papel lo desempeña el éter, bien conocido ya por sus propiedades electromagnéticas. De este modo habríase conseguido una solución muy concreta del problema del espacio, muy acorde con el pensar físico.

Ya veremos (V, 15, pág. 240) que nuevos hechos han venido a contradecir esta concepción; pero la conexión entre la masa y la energía electromagnética, que fué descubierta entonces por vez primera, significa un conocimiento fundamental, cuyo profundo sentido ha recibido su recta validez en la teoría de la relatividad de Einstein.

Aun debemos añadir que, además de la teoría del electrón rígido de Abraham, hanse establecido y calculado otras hipótesis. La más importante es la de Lorentz (1904), en estrecha relación con la teoría de la relatividad. Lorentz admitió que el electrón, al moverse, se contrae en la dirección del movimiento, y de esfera se transforma en elipsoide de revolución; la cantidad del aplastamiento dependería, por modo determinado,