Página:Las vidas paralelas de Plutarco - Tomo I (1879).pdf/233

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
217
POBLÍCOLA.

yentados los enemigos, sacó de riesgo á los Romanos.

Luego que restituidas las doncellas las tuvo Porsena en su presencia, inquiria cuál era la inventora y promovedora de aquel hecho., y al oir el nombre de Clelia, se la quedó mirando con sembłante placentero y alegre, y mandando que trajesen uno de sus caballos ricamente enjaezado, se le regaló; y de aquí toman argumento en su favor los que sostienen que sola Clelia pasó el rio á caba!llo; diciendo otros que no fué asi, sino que el rey tirreno hizo aquella bonra singular á su espíritu varonil. Encuéntrase, como se va por la vía sacra al palacio, una estatua suya eeuestre; la que con todo dicen algunos no ser de Clelia, sino de Valeria. Reconciliado Porsena con los Romanos, dió pruebas de benevoleneia á la ciudad en otras muchas eosas; pero señaladamenle en que dando órden á los Tirrenos para que tomasen las armas solamente y nada más, dejando los reales como estaban lenos de víveres y de otros muchos efectos, hizo de todo presente á los Romanos: por lo cual todavia entre nosotros los que venden en almoneda pregonan primero los efectos de Porsena, guardando á este rey un monumenlo eterno de gratitud en este recuerdo. Existe tambien una estatua suya en bronce junto al Senado, muy sencilla y antigua en su trabajo.

Despues de estos sucesos invadieron el pais los Sabinos, y fueron elegidos cónsules Marco Valerio, el bermano de Poblicola, y Postumio Tuberlo. Hubo hechos grandes y memorables debidos al juicio y presencia de Poblicola, y en su virtud salió Valerio vencedor en dos grandes balalas; de las cuales en la segunda, sin haber perdido ni un solo hombre los Romanos, murieron tres mil de los enemigos. Concediósele en premio, además de los triunfos, el que á expensas públicas se le edificase una casa en el Palatino. Abríanse entónces todas las puertas de las casas hácia dentro, y en esta sola se dispuso que sus puertas principales se abriesen hácia fuera, para que siempre apa-