Página:Lombroso El alma de-la mujer.djvu/100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

98 GINA LOMBROSO O, EAS RAR

DEFECTOS Y VIRTUDES

Esta exuberante actividad de la mujer, es, quizá, una de sus virtudes más beneficiosas para la humanidad.

La Biblia no se cansa de insistir—quizá con la mira de ilustrar a los hombres que propenden a desdeñar esa vir- tud—sobre los innumerables beneficios que dispensa una mu- jer industriosa, económica, activa, poniendo en guardia al hombr2 contra la mujer holgazana, que suele ser viciosa. La mujer sabía edifica la casa; la mujer necia la derriba. El niño abandonado es vergiienza de la madre.

Pero no hay bien alguno que no vaya acompañado de su poquito de mal. Y la actividad, lo mismo que la pasión y la intuición, engendra en la mujer varios defectos y mu- chos desacuerdos que suelen amargares la vida a ella y a quienes la rodean.

El primer defecto que la excesiva actividad de la mujer engendra, es la precipitación en el hacer, de que se deriva la confusión que con frecuencia se observa en su conducta, así como la complicación

Dadles algo que hacer a niños de ambos sexos y veréis cómo los chicos, antes de poner manos a la obra, se están pensando «un rato si es o no necesario que ellos se molesten, hasta que, convencidos ya de que sí lo es, indagan y encuen- fran fácilmente el medio más breve de dar cima a su tarea. A las chicas, en cambio, ni siquiera se les ocurre que podrían dispensarse lz molestia, como tampoco se paran a pensar sí habrá algún atajo para llegar más pronto al mismo fin, si- no que en seguida ponen manos a la labor, emprendiendo e! camino primero que se les presenta, aunque sea el más largo e incómodo, el que requiere mayores sacrificios. Cualquiera podrá ver las ventajas y desventajas de uno y otro sistema. Precisamente por resolverse a obrar con tanto esfuerzo y ma- la gana, y buscar en todos sus actos el propio interés. procu- rando cansarse y molestarse lo menos posible, acostúmbrase. el hombre a pesar bien sus actos antes de realizarlos, escogien- do siempre el camino más llano. Es decir, que su misma in- dolencia llévale al hombre a atinar con el mejor camino, con ei más expedito y eficaz y que menos sacrificios cuesta, lle-