Página:Los Shelknam.pdf/6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
VI
 

salvar siquiera la parte mejor de ellos, es decir su espíritu, redimiendo los últimos restos, por la gracia del Bautismo.

Además para tener de ellos un recuerdo imperecedero, nos empeñamos en salvar su Lengua, conservando escritas en el mejor modo que nos fué dado, aquellas voces y frases, que les oímos y vimos de su boca misma salir, juntamente con las pocas tradiciones que de sus Antiguos nos dejaron, descubriéndo asimismo las costumbres que de ellos pudimos recoger, formándonos una Memoria que nos será siempre grata recordar y trasmitirla por medio de la prensa a la Posteridad en acción de gracia al Buen Dios que tanto beneficio nos hiciera, a los Salesianos permitiéndonos conocer ese nuevo Pueblo antiguo y conociéndolo, salvarlo.


Nos dimos por tanto a la no fácil tarea de escribia esta obrita, y como dijo el Poeta — Labor improbus omnia vincit — aprovechando constantemente de los intérvalos que las atenciones de la Misión nos dejaban libres, pudimos recoger unas voces y frases entreteniéndonos con nuestros queridos Neófitos, las cuales antes que llegase el año 1900 habían alcanzado a los dos mil, las que, para condescender al insistente consejo de personas de autoridad, publicamos bajo el título de Pequeño Diccionario del Idioma Fueguino Ona.

En el Prólogo que precedía la Obrita había manifestado la esperanza que abrigara, que el pequeño trabajo que acababa de publicar, pudiera ser de alguna utilidad a las letras y despertara en los amantes de la Filología el deseo de profundizarse en ella, sirviéndose de él, lo que sería para mi la mejor recompensa que podría desearme.

Pues bien, cábeme la satisfacción de decirlo, que este premio lo tuve bien pronto, porque los seiscientos ejemplares que del Pequeño Diccionario se tiraron, desaparecieron más pronto de lo que se habría podido desear, no obstante haberlo puesto en venta al alto precio de cinco pesos (5 $) cada uno. De modo que a los que luego y mucho tiempo después, lo pedían se tuvo que contestar que la Edición se había agotado.

Personajes distinguidos en la Lingüística lo apreciaron, sirviéndose del mismo para explicar e intercalar sus disertaciones y obras. El ilustre y docto general Bartolomé Mitre en su Historia de las Lenguas Americanas lo cita varias veces e interpola su obra con enteros períodos. El ilustre Profesor de Letras y Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y Director del Museo de la Plata, Dr. Don Samuel A. Lafón Quevedo, estudioso y profundo Americanista, lo ha estudiado y ponderado, hablando del mismo en distintos ocasiones y recordándolo en sus Obras, no cesando de insistir por una más copiosa edición, ofreciendo generoso su apoyo y cooperación. Lo cita el Prof. Roberto Lehman Nitsche en su Disertación Grupo Tshon Lingüístico de los Territorios Magallánicos en el XVII Congreso Internacional de Americanistas en el año 1912, tenido en Londres. Lo cita el célebre Explorador del Polo Sud Dr. Otto Nordsensklöld en su Disertación en la Sociedad Científica de Chile; el celebérrimo Poligloto.