Página:Mexico as it was and as it is.djvu/99

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
64
MÉXICO.

Sin embargo, esto apenas podría ser llamado una huida: la multitud afuera parecía tan grande que la de adentro. En la Plaza, sobre parte de la cual se extendía un toldo para la procesión al final de las ceremonias, los indios habían erigido puestos donde exhibían sus productos y tenían un comercio rentable de baratijas, imágenes de Santos, etc.; un modo de especulación que ellos imitaban del sacerdocio, quienes, en las puertas de las iglesias, asimismo hacían un buen negocio vendiendo a los fieles papeles de cinta carmesí, de unos dos pies de largo, con una piadosa inscripción y medallas de la Virgen, por seis peniques cada una. Compré una y seguí.

En las tiendas alrededor de la Plaza estaban todos los mexicanos desocupados. La iglesia era demasiado pequeña para contenerlos, y necesariamente se vieron obligados a retirarse a estos establecimientos; donde, con su doncellas de reboso, lujuriaban con limonada, naranjas y galletas dulces, variando entre sus alimentos y coqueteos con un cigarrito selecto.

A una distancia de unas doscientas yardas del edificio principal, se erige otra capilla sobre un manantial de agua mineral. Esto es considerado como un "pozo Santo"; y parte de la ceremonia, en esta ocasión, es mojar los dedos en el flujo sagrado y hacer la señal de la cruz en la frente y el pecho. En todas tales temporadas, por supuesto no hay nadie más devoto y más concienzudo en el cumplimiento de este deber que los indios. Ellos creen que la Virgen misma consagró especialmente el agua; y la consecuencia es que un simple baño en absoluto no es suficiente. Supongo que no podría haber habido menos de tres mil de estos indios en el pueblo, la mitad de los cuales estaban constantemente presionando, exprimiendo, gritando, con sus mujeres a sus lados y sus hijos, en pleno berreo, atados a sus espaldas; todos luchando, ya sea para acercarse o irse del pozo.

No satisfechos, sin embargo, con un chapuzón en el agua, sentían que era un deber religioso lavarse; y como había tantos miles chapoteando con sensible devoción, el pozo necesariamente se ensució, a pesar de su carácter sagrado. Además de esto, como no todos pudieron llegar hasta la fuente, muchos se vieron obligados a contentarse con el drenaje que escurre a lo largo de los márgenes, después de haber servido para las abluciones de los más afortunados. La consecuencia fue que nunca se exhibió un conjunto de desgraciados más embadurnados, que cuando los indios terminaron sus piadosas lavadas hacia la noche. Pero incluso esto no agotó su apetito de ansia por la sagrada agua; y todo aquel que podría comprar, pedir prestado, robar o tener un recipiente, capaz de contener líquidos, lo llevaba con él a su lejana casa lleno de líquido turbio. Era una panacea para muchos enfermos y tal vez superior en eficacia a una "¡vela Bendita!"

Desde la puerta del edificio sobre el pozo, una empinada escalera va al lado de la colina de Tepeyac, a una iglesia en la Cumbre; y a ella, es deber de todos realizar una peregrinación en el curso del día. Seguí los pasos de la multitud; pero como la iglesia estaba llena incluso más densamente de nativos que el edificio abajo, me abstuvo de entrar y me senté en un montón de piedras para disfrutar de una vista encantadora del Valle