Página:Mis contemporaneos.djvu/107

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
105
MIS CONTEMPORÁNEOS.

de convocar á la multitud, subyugarla, fascinarla, conmoverla, excitar á la vez todos los nervios de una concurrencia de dos mil quinientas personas, obligarla á levantarse de su asiento, aplaudir frenéticamente con un entusiasmo diez veces mayor al que produce la entrada de un conquistador ó la inútil habilidad de meter una espada en los rubios de un toro... Gayarre es la expresión de los tiempos modernos.

 Cuando trabajaba en Pamplona, reinaba en España doña Isabel II, imperaba en Francia Napoleón III, no había nihilismo en Rusia, Victor Manuel representaba la monarquía sin discusión, gobernaba á sablazos el Egipto Ismail-Pacha, y el rey de Prusia estaba sin sombra, porque Bismarck no había empezado á ocuparse de Europa. Entonces Gambetta era un abogado, Prim un general, Echegaray un ingeniero, Parnell un cualquiera, Zola un escribiente, Carpeaux un aprendiz, Edisson un obrero, Castelar un catedrático, Pradilla un dibujantillo, Sellés un estudiante ignorado. Esto era hace quince años, y en ese tiempo desaparecen imperios; surge la protesta en el Norte; caen los tiranos de Oriente; aparece el hombre de Alemania; se levanta la república central de Europa; cambia la paz de España el soldado de Reus; Echegaray transforma el teatro; Parnell agita la Irlanda; Zola revuelve el fango de la vida moderna; Edisson descubre nuevos mundos á la ciencia; Castelar da la vuelta al orbe; Pradilla asombra en París; Selles alza la bandera de la juventud lite-