Página:Mis contemporaneos.djvu/73

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
71
MIS CONTEMPORÁNEOS.

 Ha prestado tantos servicios, ha obligado á tantísima gente, que al fin, es natural, se ha quedado sin un enemigo.

 Por otra parte, sus condiciones especialísimas le han hecho con razón acreedor á la estimación general.

 Solo, sin más ayuda que su franco carácter, su actividad febril y su conocimiento del mundo, ha llegado á competir con los grandes financieros de nuestro país.

 Ha sido diputado, y cuando el público creía que lo era por lujo y que no desplegaría los labios, se levantó un día y habló, y habló tan bien, que á la mañana siguiente la prensa le aclamó como orador notable.

 Tiene su plan de Hacienda, y en una situación mejor sería un ministro simpático á los hombres de negocios.

 ¡Quisiera Sagasta en los momentos actuales cambiar á Camacho por Cadenas!

 La política no le ha sido ni productiva ni leal.

 Antes de la restauración se contó con él, como se contó con todos los ricos. Después, según la costumbre conservadora, se atendió á los tontos, y naturalmente no se pensó en él.

 Pruebas ha dado de prudente callando. Eso prueba la nobleza de su carácter.

 De su vida íntima no debo saber nada; pero es público su desinterés, y no menos pública su adhesión á los que ama. Y ha dado pruebas de saber amar bien y de imponer sus pasiones, que admiran por lo sinceras y consecuentes.