Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/77

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Quetzalcóatl para restablecer su filosofía y religión.

La imposición de fuertes tributos y humillaciones de los mexicas a algunos pueblos del Anáhuac.

Durante los miles de años que transcurrieron desde la invención de la agricultura y el maíz, aproximadamente en el año seis mil antes de Cristo, hasta la aparición de los mexicas en el Valle del Anáhuac en el Siglo XIII. Y después de inventar el cero matemático y la cuenta perfecta del tiempo, los Viejos Abuelos JAMÁS DESARROLLARON LAS ARMAS. En efecto, es sorprendente que las mismas armas que recibieron de la prehistoria: el arco, la flecha, la lanza, el escudo, el mazo y la honda, serán con las que enfrentarán la invasión europea.

Este hecho, que pasa “extrañamente” inadvertido por los “investigadores hispanistas” del México antiguo, resulta revelador y contundente. Los antiguos habitantes del Anáhuac, por miles de años, jamás sustentaron su desarrollo cultural en las armas a diferencia de los demás pueblos antiguos del mundo. La guerra fue más simbólica que depredadora. En especial en el periodo Clásico (200 a.C.-850 d.C.), y para los mismos mexicas trasgresores y materialistas,

la guerra fue una actividad que estaba creada para “tomar prisioneros vivos”, no para matar. Es difícil concebir para la visión occidental una guerra en la que esté prohibido matar.

77