Página:Mjar-Amor matrimonio y divorcio.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
5
LUZ MJAR

creyendo que sería feliz con el cumplimiento de la maternidad.

 Mas si el instinto genésico veníase elevando en el hombre a sentimiento, a amor selectivo i personal, también pervertíase convirtiéndose en vicio grosero e insaciable: la sensualidad que hizo de la mujer mero objeto de placer, generando la prostitución, vergüenza y degeración de la raza humana. Y al arrastrar el hombre a la mujer al vicio, le impuso al mismo tiempo, por absurda antinomia, la castidad de soltera, la fidelidad de casada, cubriéndola de oprobio e infiriéndole terribles castigos cuando faltaba a tales prescripciones, seducida por sus mismos halagos, mientras él gozaba de todas las libertades, y se encenagaba en los vicios sin el menor menoscabo de su honradez, autoridad i reputación.

 El marido, dueño i señor de la mujer por los derechos del matrimonio, que le concedieron las legislaciones, ejercía sobre ella un dominio tiránico, cruel, sometiéndola a sus antojos i haciéndola bien la odalisca voluptuosa o la bestia de carga envilecida.

 Mas en toda esclavitud se incuba la rebelión: casada la mujer con persona a quien no profesaba ninguna simpatía, muchas veces repulsiva por su fealdad i vejez, sintiendo frecuentemente en el arcano del yo inclinación afectiva por otro ser, si bien cumplía los deberes conyugales, surgía el amor personal, electivo, dando lugar a conflictos dolorosos entre la pasión i el deber impuesto por las costumbres i las leyes, conflicto resuelto ya en sacrificio de toda una vida, ya en secreto idilio, interrumpido a menudo por sangrienta tragedia, causa de odios feroces, irreconciliables i hereditarios en las familias, que promovían guerras terribles llevando la desolacion i la ruina al dominio de los vencidos, como lo relatan las leiendas medioevales.

 Pero la ley evolutiva se cumple no obstante la oposición de los individuos i de las instituciones: