Página:Ninon Lenclos Cartas.djvu/30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


MEMORIAS SOBRE LA VIDA reunir en su corazón sentimientos tan opuestos? ¹Cómo el que vivía para los placeres puede no sentir pena de abandonarlos? No debo olvidar decir que él llevó toda la vida en el sombrero una cinta amarilla el alado. No debe extrañar que Ninón, habiendo tenido se- mejantes maestros, desde que empezó á pensar, se entregara á una filosofía tan contraria de los prin- cipios que había querido inculcarle Mu'e. de Len- clós. Mucho tiempo hacía que no vivia ya con aquella madre razonable á quien amaba sin embargo tanto, como era amada por ella. La disparidad de senti- mientos la habia ncccsariamcntc desunido; pero la naí,uraleza no podía perder ninguno de sus dere- chos en el corazón de Ninón. La grave enfermedad de su madre demostró esta verdad á todo Paris. La señora de Lcnclós, separada de su esposo y de su hija, tenía contra uno y otra esos prejuicios naturales de las personas que sacrifican todo á su piedad. La afición que veia cn su hija por las cosas del mundo, hacia nacer en su cspiritu una idea que ella creia consecuente, aunque fuera injusta. Le pa- recia que cl amor á la voluptuosidad tcnfa que arros- traráá Ninón al olvido de todas las virtudes; y puesto quc su hija no era devota, la crcia desnaturalizada. Hl estado peligroso á que llegó su madre, des- su criado Julián que sabia tocar muy bien el violón r Julián — le dijo, — coged vuestro violón y tocad, hasta que me veáis muerta, la se ha perdido» repetidlo cuatro 6 cinco veces con toda la tris- teza que podáis; y cuando llcg6 el s todo es perdido ~ y fué repetido, se volvi6 del otro lado de la cabecera y dijo á las que le acompañaban : esta hecha.