Página:Novelas de Voltaire 1.djvu/246

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
246
CANDIDO,

raguay! vaya, que en este mundo se ven cosas extrañas. ¡Ha Panglós, Panglós, qué júbilo fuera el tuyo si no te hubieran ahorcado!

Hizo retirar el comandante á los esclavos negros y á los Paraguayeses, que le escanciaban vinos preciosos en vasos de cristal de roca, y dió mil veces gracias á Dios y á San Ignacio, estrechando en sus brazos á Candido, miéntras que por los rostros de ámbos corrian copiosos llantos. Mas se enternecerá vm., se pasmará, y perderá el juicio, continuó Candido, quando sepa que la baronesita su hermana, á quien cree que le han pasado el vientre, está buena y sana.—¿Adonde?—Aquí cerca, en casa del señor gobernador de Buenos-Ayres, y yo he venido con ella á la guerra. Cada palabra que en esta larga conversación decian era un prodigio nuevo: toda su alma la tenian pendiente de la lengua, atenta en los oidos, y brillándoles en los ojos. A fuer de Alemanes, estuviéron largo espacio sentados á la mesa, miéntras venia el reverendo padre provincial; y el comandante habló así á su amado Candido.

CAPITULO XV.
Que cuenta la muerte gue dió Candido al hermano de su querida Cunegunda.

Toda mi vida tendré presente aquel horrorosa dia que vi dar muerte á mi padre y á mi ma-