Página:Obras poéticas de Campoamor.djvu/19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
11

que el que ellos se dejen ver,
por ser esclavo de ellos.

 Y mas el alma enajena
que el agua murmuradora,
porque es su voz seductora
como las auras serena,
como las fuentes sonora.

 Tiene, si el alba blancura,
nieve su pecho gentil,
como las palmas frescura,
cristales su frente pura,
coral su boca y marfil.

 Es de las serranas diosa,
dulce afán de los pastores,
tierna amiga de la rosa,
hermana del alba hermosa,
reina de las bellas flores.

 ¡Triste! y con turbado intento,
de todas mis dichas hoy
me alejo, y de mi contento!...
Por eso, flor, en el viento
sembrando ilusiones voy.

 —Adios; y no estrañes, flor,
que mis amores te cuente,
porque no hay placer mayor