Página:Observaciones sobre la familia natural de las plantas aparasoladas (Umbelliferae).pdf/33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
31

que el cel. Koch estableció este principio fundado mas bien en la autoridad respetable de Cusson y de Goettner, que en observaciones proprias. Fundado yo en las mias me decidi á no hacer uso de las notas de la clara en los caracteres genericos diferenciales "á pesar de que Goertner y Cusson creyeron poderse valer de ella con utilidad" según digé en la pag. 69, de mi citado escrito: habiendo advertido antes en la pag. 66, que la figura del fruto (que generalmente depende de la de la clara) es de algún valor en unos generos, y de ninguno en otros. No se juzgue por esto que yo crea que los caracteres de la clara ofrezcan siempre la misma inconstancia; opino que deben espresarse los convenientes en el carácter generico completo ó natural, y quizas sera preciso usarlos alguna vez en el diferencial, como en el Cachrys, Smyrnium, y en algunos otros.

Es el tercer principio "que la forma de la flor, el numero de las costillas, y de las listas existentes en la superficie dorsal de los frutos, reúnen muy bien las formas afines."

Estamos del todo acordes el señor Koch y yo en cuanto al valor de las notas que suministra el numero de las costillas de los frutos, notas siempre constantes que no ofrecen aberracion alguna, y de ellas puede decirse maximi momenti esse, con mucha mas razon que del diametro transversal comparado con la comisura, y de la forma de la clara. Asi es que yo jamas reuni en un mismo genero akenios de cinco costillas con los que tienen ademas las cuatro secundarias. Pero para evitar equivocaciones é inexactitudes harto frecuentes aun en escritores modernisimos, es menester tener presente que las cinco costillas primarias existen en todos los akenios de las aparasoladas como dijo Cusson, y ahora repite Koch, y que solo por aborto accidental suele faltar alguna de ellas, como se observa frecuentemente en muchos frutos del Ligusticum peloponense, de las Angelicas y de otras plantas; y opino que un fenomeno semejante dio margen á que el cel. Nuttal describiese el fruto de una de sus especies de Thapsium sin ala en una de las costillas marginales; dando asi motivo para producir equivocaciones en el animo de los lectores poco versados en el estudio de las aparasoladas: y con mas frecuencia aun suelen abortar una ó dos de las costillas secundarias, y mas aun que estas, sus prolongaciones en espinas ó alas, como se observa frecuentemente en los generos Caucalis, Laserpitium, y Thapsia,